Vergel

La convivencia. Esa bonita experiencia. Una vida en común de dos personas que se encaminan por la senda del día a día. El dejar los platos en el fregadero. Las peleas por bajar la basura. Que te canten una serenata de ronquidos cada noche. Esas montañas de ropa por planchar, que alcanzarán la categoría de ochomil. Las pelusas que se van formando por los pasillos, a las que, a estas alturas, te da pena barrerlas porque hasta les has cogido cariño.

Pero hoy no voy a hablar de esas cosas de ahí arriba, que me han dicho que les pasan a los que viven juntos, porque a nosotros, nada de nada.

Nosotros vivimos en una postal navideña americana de los años cincuenta-sesenta: todo glamour y felicidad.

Tanto glamour y felicidad exhudamos que algún tuerto nos ha tenido que mirar. O eso o estoy emparentado sin saberlo con algún mortífago.

¿Os acordáis de éste post? ¿En el que os pedíamos consejo para el nombre de nuestra futura gata? Bien. Agarraos que vienen curvas.

Una amiga nos avisó que su veterinaria tenía una gatita pequeña, desnutrida, que se estaba muriendo porque estaba sola y necesitaba un hogar. A ver quién es la maricona sin entrañas que se resiste a eso. Con el corazón en un puño estábamos Mi Santo y yo cuando nos vimos obligados a decir que no, porque con el horario que lleva él y los turnos caóticos que tengo yo el pobre animal iba a entablar conversación con las paredes más que con nosotros. Al final, Blanquita, que así se llamaba la gata, encontró un hogar con familia numerosa de carácter felino, y, a día de hoy, está la mar de contento… Sí, contento. Porque resultó ser gato y no gata… Si es que estaba destinado a ser nuestro, el primer gato transexual del mundo… Ni que decir tiene que ahora se llama Manolo en vez de Blanquita.

Como vimos que si queríamos ser padres el día de mañana, llegamos a la conclusión de que teníamos que empezar con pequeños pasos. Algo así como el típico experimento de instituto americano donde se coge a dos chavales para que cuiden un huevo una semana sin que se rompa, o un muñeco puñetero para saber lo que es levantarte a las tres de la mañana para darle de comer.

Bien. Pues si Peter Parker en “Ultimate Spiderman” terminó quemando el Baby Born que le tocó en suerte con Mary Jane Watson a mí me ha pasado algo parecido con el mundo vegetal.

Unos amigos de Mi Santo vinieron hace unos domingos a comer y ver el piso, y como los perfectos invitados que son, trajeron dos presentes: un par de macetas, verdes y frondosas, llenas de vida, para dar color a nuestro hogar. Una planta de albahaca que fue a parar a la cocina y un hibisco rojo para la terracita.Y la excusa perfecta para hacer de comprador compulsivo, Sección “Casa y jardín”. Compro sendos maceteros, una regadera y, ya que estoy, pues dos bambús para tenerlos en un jarroncito de cristal en el comedor. Ahá.

Nada más colocar el jarroncito en alto en el mueble del comedor, oímos un “clack”. Me giro a ver qué era y me veo la base del jarrón rajada. Lo levanto y empieza a salir un torrente de agua que fue a parar a todos los libros de arte que tengo. Vamos, el corazón en un puño. En fin. No llega a ser un gran desastre, se secan los libros y se pasan los palos de bambú a un vaso largo de horchata y sanseacabó. Ea, a regar las macetas para que no se sequen.

Cinco días. Sip. Si alguna vez te has preguntado cuánto tarda en morir una planta de albahaca por culpa del exceso de amor (y de agua) de dos mariquitas, ese es el tiempo record. El hibisco nos ha durado un poco más. Le dio tiempo a florecer y todo, pero hoy he rescatado su cadáver de la terraza. Le pongo que, a lo sumo, ha estado 20 días vivo. Ah. Y los brotes de bambú, se terminaron secando por dentro. (¡¡¡¿¿¿!!!???) Que, vamos, no sería por agua. Mi Santo se quedó a cuadros porque él tuvo uno durante dos años en el piso de Lisboa e incluso le llegaron a salir raíces.

Asínque, hemos decidido que la única planta que entra aquí va a ser la de los pies de quien venga y los seres vivos que pasen el umbral de la entrada que lo hagan por su libre disposición. Gensanta


[Canción recomendada: La Cara B "Flores mustias"]

25 Aeroguatutadas:

QuijoteExiliado 19 agosto, 2009 19:18  

Primer!!

Q conste q me lo había leído antes en el Reader!!

Lo q le pasa a la planta es q la habéis cocido al maravillosos sol de agosto de Murcia
Pero paciencia, q al principio todo cuesta pero luego se va solucionando.
Solo espero q no haya más genocidios vegetales

josuered 19 agosto, 2009 19:42  

¿Y no han pensado ustedes en comenzar con un Tamagochi?. Estoy seguro de que pueden conseguirse a buen precio. La gran ventaja es que cuando muera lo podrás resetear y tan amigos.

No se si se me aplica lo de maricona pero yo soy bien capaz de pasar una gata moribunda. Es puro instinto: al otro depredador ni agua. Además, sabiendo que el sexo no se nombró correctamente es posible que la gata no estuviese ni desnutrida ni nada. Vamos que vas a recoger al espíritu felino de la golosina y te encuentras un Garfield acabándose una lasaña.

PasaelMocho 19 agosto, 2009 20:34  

Qué complicado es encontrar el enlace para dejar comentarios.

Bienvenidos al mundo de los novatos quemaplantas. A nosotros nos regalaron un DURILLO, así llamado porque dura mucho y sólo hace falta regarlo una vez a la semana.

Eso, una semana fue lo que duró.

Pero ahora tenemos un jazmínq ue es la envidia de las cuñadas del tx, ea.

¿esos muebles blanco-rojizos son vuestro nido? ¡AguantA!

Gonzalo Fernández 19 agosto, 2009 20:35  

Aysh, lo siento pero... lo que me he podido reir. Con todo, menos con lo de los libros de arte, que solo pensarlo me ha dolido y todo.

Nils 19 agosto, 2009 20:46  

mi experiencia con un bambúi tb fue horrible. le asesiné a base de abono concentrado...

MEG 19 agosto, 2009 20:52  

Nene, si mis 4 bambúes han aguantado casi 3 años de despacho, los tuyos pueden aguantar cualquier cosa, mírate bien si no estaban ya podríos por dentro cuando los comprastes.

El hibisco tiene toda la pinta de que se ha muerto por exceso de agua, según diría mi CdA, que de eso sabe mucho y ya me ha diagnosticado el coma en un bonito bonsai del ikea que mi hermano dejó en mi casa.

A ver si con peces te sale mejor la cosa.

P.D.: Lo de los libros de arte mojados me ha dolido mucho, que sé los que tienes y lo que los aprecias.

El Loco 19 agosto, 2009 22:22  

Si el bambú se ha secado, es que ya lo estaba cuando lo compraste. Te lo digo, porque yo debo de tener el récord mundial de compra de bambues (bambús, bambuses) en tres meses.
Cada vez que voy a la floristería ya sabe por qué. Menos mal que a los últimos me hizo una rebajita la paya.

Yo os aconsejo una tortuga. No te enteras que está y como cuando le da la gana.

Nyc 19 agosto, 2009 22:23  

Yo ya he desistido de tener plantas, se me olvida que son seres vivos y las mato de sequía y abandono, así que me dedico a admirar el buen hacer de los que sí saben y tienen unos balcones que dan envidia.
De libros mojados no me hables. En la cochera donde los tengo almacenados se rompió una tubería y se empaparon las cajas. No he sido capaz aún de ir a ver el desastre :(

David 19 agosto, 2009 23:17  

Anda que habéis tardado en cargaros las plantas...

Para el próximo atracón os llevamos una de plástico...

un saludo

David 19 agosto, 2009 23:25  

por cierto de 20 días nada, que fuimos el día 2 si no recuerdo mal.

Le poinçonneur 20 agosto, 2009 00:24  

Por la solitude de la hipotética gata no te preocupes, ellas se lo montan solas.

Mientras le dejes comida y agua por la mañana y una vez al día le quites las cacas de la arena, listos.

La nuestra, cuando está sola, se pasa el día durmiendo. Cuando llegamos araña el sofá -no me preguntes por qué-, nos ronronea un poco y vuelve a sus quehaceres.

Sr_Skyzos 20 agosto, 2009 10:35  

*Quix: Creo que los únicos vegetales que van a entrar en esta casa van a ser las bolsas de ensalada de Florette...

*Josuered: Lo de la gata nos podía. La pena era que luego es difícil irte de viaje y dejar al pobre animal solo. Y lo del sexo, según me han dicho es de lo más normal cuando están desnutridos. Vamos, que los pendientes reales los meten pa'dentro a buen recaudo.

*Pasaelmocho: Ya te digo, hasta que te acostumbras la cosa de los comentarios es chunga.

Las palabras textuales de una de las chicas fueron "tranquilos que los hibiscos son bastante duros, lo aguantan todo." Ya, menos a Mi Santo y a mí.

*Gonzalo Fernández: Hazte a la idea que por poco se van a tomar por sacor alrededor de 300-400 euros. Y no es coña.

*Nils: Lo tuyo es premeditación y alevosía.

*Meg: Paso de peces, que ya tuve pecera y dan más calentamientos de cabeza que un hijo tonto. No veas lo mal que lo pasé con alguno que se me "resfrió" y tuve que sacrificar.

La cara que se me puso a mí (y a Shepperdsen) cuando los libros fue de pánico contenido.

*El Loco: Puede ser, porque no es que sea muy comprensible. Se secaron por dentro a ojos vista, en menos de 48 horas.

*Nyc: Si lo que pasa es que tengo un amigo con un terrazón que parece el paraíso terrenal. Y claro, pues como que te da por pensar que por qué tú no. Lo que pasa es que a mí me viene de herencia, porque mi madre es una experta en secar de todo menos cactus. Y una terraza llena de cactus no invita a la plena relajación. ¿No?

*David: Te juro que hasta la de plástico la secamos. Y gracias por el apunte de la fecha, al final han sido 16 días como mucho.

*Le Poinçonneur: La pobre, perdón, el pobre vive ahora la mar de bien con otros gatos más en casa de unos amigos, y es el pequeñito de la casa.

Eso no quita que no tengamos gato en un futuro. Claro que si una de mis amigas es alérgica, la cosa ya pinta peor...

el escriba 20 agosto, 2009 15:08  

Qué de excesos!!

Mejor regalos de piedra a los que solo hay que quitar el polvo (pero que están hechos con un montón de cariño)

Mr.Celofan 20 agosto, 2009 19:35  

Pongamos que unos amigos vuestros van a veros durante unos días y como buenos anfitriones les ofrecéis vuestro nidito de amor para que no tengan que gastarse los dineros ( si, he dicho dineros ) en una habitación de hotel, hostal o pensión.

¿ Corren algún peligro de morir por deshidratación ?

¿ Cuántos días crees tú que podrían estar antes de secarse por dentro ?

Ahora que vuelvo a leer lo de secarse por dentro, puede interpretarse de varias maneras...

Son cuestiones que no se si me dejarán dormir esta noche.

Puede ser un buen tema para una película.

Verificación de la palabra:

HOLES

Quiero conocer al ( o la ) que las crea y saber si es aleatorio o está hecho a conciencia.

Sr_Skyzos 21 agosto, 2009 09:55  

*El Escriba: Si en vez de piedra es cerámica vidriada que reinterpreta un clásico en clave contemporánea, mejor.

;P

*Mr. Celofán: ¿Es una indirecta para tener hotel gratis para usted y J-Vol?

Y lo de secarse por dentro me recuerda a una maruja menopáusica.

Dr. Deferiensia 21 agosto, 2009 20:42  

es más fácil cuidar a un niño que a una planta, os lo digo yo, que tengo un hijo la mar de sano y me llaman el Menguele de la botánica.

El tipo que invente un sensor económico que pida agua y poner al sol las plantas se forra.

Buen post!

Mr.Celofan 21 agosto, 2009 22:13  

No tenemos bolos por esa zona de momento aunque ya sabe usted que cuando salimos a pasear nuestros cuerpos por las españas nos gusta ir en plan divo, es decir, de hotel.

Además, seguro que usted y su Santo no dejan dormir por las noches, martilleando una y otra vez contra la pared... ( que bruto soy cuando me pongo romántico... ).

Más de un vecino y vecina les criticarán por criticar cuando les vean bajar por las escaleras lozanos, optimistas y alegres después de una noche de pasión desenfrenada.

O por lo menos es lo que tocaría dado el poco tiempo de convivencia que llevan, vamos, creo yo...

Soy consciente de que mis comentarios parecen posts en si mismos, pero es lo que me sale ( ojito con las interpretaciones ).

Intentaré ser más breve en próximas intervenciones, o no...

Sr_Skyzos 22 agosto, 2009 00:07  

*Dr. Deferiensia: Bienvenido por estos lares. Supongo que el hecho de que un niño grite cuando hace caca o tiene hambre, ayuda. De todos modos a lo sumo, a ejercer de tito putativo como mucho, que no estamos para otros menesteres.

*Mr. Celofán: Uste haga sus intervenciones tan largas como le salga de los cataplines, que aquí estaremos para lo que haga falta.

Insisto que hay habitación para acogerlos. Y no es la nuestra, malpensados.

De martillear, mejor los de arriba, que no veas los golpes que pegaba el cabecal de la cama con la pared. Conocerlos, no los conocemos, pero las discusiones que tienen los padres con el hijo pequeño las oímos al dedillo gracias a la ventilación de los baños.

Blue 23 agosto, 2009 19:50  

A mi se me secó un cactus, con eso te digo todo... Parece que con el verano volvemos todos o que?

hm 23 agosto, 2009 23:13  

¿soy el único invitado que no les llevó un regalo?...

A mi las plantas se me mueren y resucitan.

Por cierto, yo si tengo el primer hámster transexual... Bigotillo tuvo crías dos días después de ser bautizado... claro, se ha quedado con el nombre.

Fennec 24 agosto, 2009 14:05  

La gente es muy 'lista' sexando a los gatos de menos de un mes, pero por experiencia se que todo el que te digan que es hembra acabará siendo macho.
En cuanto a las plantas, en fin, que son muchos factores pero visto el resultado...
Me alegro del regreso

Proudstar 25 agosto, 2009 01:17  

Jo, que has vuelto y yo sin enterarme!!!!
Yo no tengo ninguna planta precisamnte por la misma razón, nene.

Eso sí, las pelusas de Proudville están amaestradas y todo...

Peritoni 25 agosto, 2009 10:40  

Lo de las plantas es una lotería, nosotros tenemos algunas que viven perfectamente con nosotros, pero esas con flores que las sacan de un invernadero perfecto para meterlas en un piso no duran nada.
Tú Santo cuando vuelve?

Gárgamel 25 agosto, 2009 16:20  

"Nosotros vivimos en una postal navideña americana de los años cincuenta-sesenta: todo glamour y felicidad."

Viven ustedes en un capítulo de "Mad men"... ¿Cual es el infiel compulsivo y cual la alcohólica?

De las plantas no comento que yo llevo asesinados varios cienes de cactus...

Sr_Skyzos 26 agosto, 2009 19:23  

*Blue: Yo soy capaz de secar hasta una planta de plástico. Del bueno y del malo.

Lo del verano, es que va a ser que estamos volviendo de las vacaciones, aunque yo todavía no me las he tomado.

*HM: Yaaaa, pero usted nos presentó al primo de RD2D2, Arturito, que eso ya es insuperable. Ejem...

Podíamos montar un zoo travesti al paso que vamos.

*Fennec: Paso del reino vegetal y del animal casi, casi.

Gracias, a ver si de verdad me pongo las pilas con esta tercera reencarnación.

*Proudstar: Yo a mis pelusas hubo un verano que les puse hasta nombre, no te digo ná y te lo digo tó.

*Peritoni: Creo que ha tenido que ser fifty-fifty, vamos medio efecto-invernadero medio efecto toque-de-la-muerte.

Mi Santo está retocando la plantilla de su blog, pero parece que por ahora sus artículos le piden más tiempo del que desea, por lo que no sé si será un pronto regreso o no.

*Gárgamel: Otra serie de la que engancharse, ahora que no tengo "Lost" y que "Doctor en Alaska" lo llevo ya casi a medio...



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}