Cuentacuentos


Había un tiempo donde los genios de la lámpara eran verdes, no azules, y sus dueños se llamaban Aladino; donde la Sirenita no se conocía por el nombre de un detergente y al final de la historia, moría; donde la Cenicienta veía cómo una de sus hermanastras se cortaba los dedos de un pie para entrar dentro del zapatito de cristal… Y es que, entre el mundo políticamente correcto en el que vivimos y la influencia tiránica y hitleriana de Disney, hemos perdido parte de nuestro acervo cultural.

Os dejo aquí dos extractos del libro de María Tatar, “Cuentos de hadas clásicos anotados”. Para muestra un botón:



“Caperucita Roja” tiene una historia interesante. Sus primeras versiones, contadas al amor de la lumbre en las tabernas, muestran a una joven y astuta heroína, que no necesita de la ayuda de un cazador para escapar del lobo y regresar a casa. En “La historia de la abuela”, versión oral del cuento recogida en Francia a finales del siglo XIX, Caperucita realiza un striptease ante el lobo, y termina la letanía de preguntas sobre las partes del cuerpo del animal pidiéndole permiso para ir afuera a hacer sus necesidades. Tanto Perrault como los hermanos Grimm extirparon las grotescas procacidades de los cuentos campesinos originales: en algunas versiones, Caperucita Roja se come los restos de la abuelita al probar la “carne y el vino” que el lobo ha dejado en la despensa…


”Blancanieves y los siete enanitos” de Walt Disney (1937), ha eclipsado de tal forma a las demás versiones de la historia que resulta fácil olvidar que se trata de un cuento ampliamente difundido en gran variedad de culturas. La heroína, en su versión cinematográfica, se come una manzana envenenada, pero en Italia sucumbe víctima de un peine tóxico, un pastel contaminado o una trenza sofocante. La reina de Disney, que exige al cazador que lleva al bosque a Blancanieves que le traiga el corazón de la joven, parece moderada en comparación con la versión de los hermanos Grimm, quien ordena que regrese con sus pulmones e higado, planeándo comérselos después de cocinarlos con agua y sal. En España, la reina se muestra todavía más sanguinaria, y pide una botella de sangre taponada con un dedo del pie de la niña. En Italia, la soberana da instrucciones al cazador para que regrese con los intestinos de la joven y su blusa empadada en sangre…

Pasad buen finde, si podéis después de esto.


[Canción recomendada: Gianna Nannini “Meravigliosa Criatura”]

21 Aeroguatutadas:

Pasaelmocho 18 mayo, 2007 02:01  

En cierta versión dela Cenicienta, ella perdona a sus hermanas y van a la boda, pero cuando salen de la iglesia unos pájaros les picotean en los ojos y se quedan ciegas.

Qué tierno.

Sr_Skyzos 18 mayo, 2007 08:21  

Jorl, comentario cultureta que me has quitado...

MM de planetamurciano.tk 18 mayo, 2007 10:08  

"una botella de sangre taponada con un dedo del pie de la niña"
¿ Ande venderán eso?
La Matute hizo una continuación del cuento de la Bella Durmiente donde con lo ke le costó a Bella casarse con el principe azul, descubre ke su suegra es canibal y prefiere los tiernos infantes.
¿ Ha leído usted Todos mis cuentos? Se lo recomiendo vivamente porke aparte de ser un libro precioso, la Matute entiende muy bien como debe ser un cuento de verdad, y no tanta tontá Disney.

Peibols 18 mayo, 2007 11:19  

Si es que Disney ha hecho mucho daño, ya lo dice Peter Griffin.

De todas formas, la costumbre Disney de matar a madre/padre me sigue pareciendo pelín cruel.

Lo de los ojos de las hermanas de Cenicienta mola.

Shepperdsen 18 mayo, 2007 11:25  

Pues si esto es así... ¿cómo era la versión no edulcorada de Bambi?
Crío mío... estabas tardando mucho en poner este post, que el libro lo tienes desde septiembre...

Sr_Skyzos 18 mayo, 2007 12:11  

*MM: Es que la Bella Durmiente tiene segunda parte, que es la que usted comenta. No es de Matute. Bueno, a lo mejor hizo una readaptación, pero el cuento "de toda la vida de Dior" sigue así.

Gracias por la recomendación.

*Peibols: Buf. Y sigue, que la madrastra de Blancanieves fue condenada al destierro... pero con unos zapatos de hierro al rojo vivo.

*Shepperdsen: Y lo tengo gracias a ti. Pero como era la segunda vez que me lo iba a leer, pues dejé espacio en el tiempo.

¿La versión no edulcorada de Bambi? Pues seguro que se comió los restos de su madre o algo así.

Mara Jade 18 mayo, 2007 15:53  

Genial!! Me gusta la versión gore de los cuentos de siempre!!

Sr_Skyzos 18 mayo, 2007 23:44  

Pues entonces disfrutarás con éste libro o con recopilaciones originarias de cuentos. Son bastante salvajes.

Fanmakimaki ファンマキマキ 19 mayo, 2007 00:59  

Los cuento soriginales de caperucita que yo he leido son: En el de caperucita, ella muere. Enel de la cenicienta, las hermanastras acaban en unos toneles llenos de serpientes. Algo atroz...

Sr_Skyzos 19 mayo, 2007 11:02  

El ser humano tiene un no-sé-qué con lo macabro... Sólo hay que recordar que los ajusticiamientos públicos eran un espectáculo.

Eric 19 mayo, 2007 13:31  

Weno, weno, weno. A ver, que Disney es edulcorado me parece batante relativo... Que si bien estos pasajes se omiten, también ponen cosas fuera de lugar... O no habéis oído hablar de los fotogramas sexuales que aparecen en todos sus largometrajes? La peli del Jorobado de Notre Dame también tiene bastante miguilla, creo yo.

Aparte de todo, el rollito gay que emana Disney a mí me encanta. Como Flor, la mofeta-macho de Bamby (con flor en la cabeza incluso), el rollo travesti de Mulán (y el chico que se enamora de ella siendo él), Timón y Pumba... De Winnie de Poo ni hablo, vamos.

De todos modos, qué nos gusta lo gore! XD

la nena 19 mayo, 2007 15:39  

Y porque no hablamos de las versiones X....

Fido 19 mayo, 2007 16:00  

Y en cómic cómo mola:
http://en.wikipedia.org/wiki/Fables_%28Vertigo%29

Sr_Skyzos 20 mayo, 2007 00:03  

*Eric: Si yo no digo que el edulcoramiento venga de él. Lo que me jode es que siente cátedra. Que Aladin ha sido siempre ALADINO, que el genio antes solía ser verde y no azul, que el hada madrina de la Cenicienta no tenía por qué ser la abuelita de la del quinto...

*La Nena: Ja, eso da para otro post. Porque la de chistes que se han hecho con Blancanieves y los siete enanitos...

*Fido: Bienvenido (y me pregunto cómo dio con mi página, ejem.) Me encantan las reinterpretaciones. Me apunto la recomendación. Mi voto para Chris Evans. ;P

Eric 20 mayo, 2007 14:01  

Bueno, pero innovar también mola, hombre. Tampoco creo que tengan ellos culpa de que se haya cambiado la idea original por la suya (o sí), que el público es mu cómodo y se lo cree todo. Bueno, de todas formas aquí estamos viendo las versiones originales (sin subtitular) y nos mola igual el cuento (incluso más). Es que soy muy disney... me han dibujado así ;)

coxis 20 mayo, 2007 17:50  

...Y creo que a la Reina de BlancaNieves los enanitos le regalan unos zapatos mágicos con los que no puede dejar de bailar y al final la pobre se muere exhausta de un exceso de bailoteo...

Y en la época de Franco no existía el cuento de Caperucita Roja sino Caperucita Encarnada... Eso sí que da miedo

Saludosssss

Sr_Skyzos 21 mayo, 2007 09:23  

*Eric: Y yo también tengo un deje Disney que no me puedo quitar. Es como el sentimiento de culpabilidad judeocristiana, que lo llevamos marcado a fuego.

*Coxis: Y como el ave fénix renace usted... Siempre me hizo gracia lo de llamar "colorao" a lo que ha sido siempre rojo.

-marsonico- 22 mayo, 2007 09:19  

Anda que menudos cuentos leeis... ya pensaba yo que era el único raro por tener en mi poder "Snowhite", de Ana Juan, donde la tal Snowhite es violada repetidas veces por los enanitos (que más tarde la exponen medio muerta en el escaparate del bar que regentan) y el tirano que se la acaba llevando a su palacio. No digo más

Sr_Skyzos 22 mayo, 2007 15:42  

Estooo... que lo mío son cuentos infantiles. Lo tuyo es una snuff movie.

-marsonico- 22 mayo, 2007 18:25  

Jajajajaja, qué me gusta una "Tesis" ;P

Anónimo 03 julio, 2007 14:18  

No entiendo porque cuando una pelicula infantil es heterosexual esta tan bien visto y cuando es homosexual no, POR FAVOR que ya no estamos en la epoca de franco, ahora hay libertad...



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}