Autopsia (Quiéreme aunque te duela)


Hay un camino
Hay un lugar
Hay una luz
Entre tanta oscuridad

Cura esa herida
Acércate
Voy a perderme
Eternamente
Por tu amor

“Tiempo futuro”
Mercedes Ferrer




A los hombres se nos ha educado siempre para que controlemos nuestras emociones. No está bien visto que un hombre dude, titubee, que le flaqueen las fuerzas. Que se le tuerza la expresión, que le falle la voz. Que llore.

A los hombres nos cuesta expresar lo que sentimos. Y más aún, tener un momento de intimidad sin que se te acuse de alguna intención deshonesta o poco clara.

En mi padre lo podría entender. Forma parte de esa quinta que ha vivido (y vive) entre dos aguas (o entre dos series, “Cuéntame” y “Los Serrano”); lo problemático es cuando eso afecta a las nuevas generaciones. Tener delante a una persona de tu mismo sexo que quieres (sea amigo, familiar o compañero del trabajo), que sufre, está pasando un mal momento y no saber cómo comunicarle tu apoyo. Cómo ayudarle en esa situación.

Y más aún cuando el interlocutor puede creer que tu propósito es otro, que tus palabras y gestos van más allá. Ya se sabe, los maricones somos todos unos pervertidos.

Las palabras más sencillas son las que más cuestan decir en voz alta.

Pd.: Las fotos son de Paul Mpgai Sepuya, altamente recomendable.


[Canción recomendada: Mercedes Ferrer “Tiempo futuro”]

15 Aeroguatutadas:

josuered 12 febrero, 2007 09:30  

Hombre, nos han enseñado a controlar algunas emociones y a ensalzar otras. La furia, la alegría, el odio, son emociones que debemos mostrar al resto del mundo, y con fuerza.

Por otra parte nuestros padres han sido educados en la postguerra y nosotros heredamos sus deficiencias. No tenemos el interés político de los buenos demócratas porque nuestros padres aprendieron a asociar "meterse en política" con "que te metan en la cárcel/problemas". Nosotros no tenemos ese miedo pero tampoco el interés. En las casas se discute más de fútbol que de política. Así funciona con muchas cosas.

Y lamento no poder explicarte como dar apoyo a otro ser humano, pero no es precisamente lo mío. Esto de ser hombre es lo que tiene.

-marsonico- 12 febrero, 2007 12:36  

Ciertas cosas cuesta decirlas igualmente aunque la otra persona sea del sexo opuesto. Yo, por ejemplo, soy incapaz de llorar en público. Es lo que más me cuesta.

MM 12 febrero, 2007 12:36  

Pos cuando encuentre usted el método de comunicarse en esos momentos con su papi, me lo trasmita, please,porke yo llevo tropecientos años intentándolo y no hay manera.Aunke desde ke no hablamos de política, al menos no nos gritamos, y eso ya es un avance.

Sr_Skyzos 12 febrero, 2007 12:45  

*Josuered: Me ha gustado el tono de tu respuesta... Cualquier sentimiento de debilidad parece que tiene que ser reprimido. Y lo de fútbol, pues aunque no me gusta lo prefiero porque con ése tema sí suele haber diálogo en casa. Con el de la política no, es o monólogo o pelea.

*Marsónico: A mí también me cuesta llorar, en público o en privado. Y lloro más de lo que yo creía.

*MM: La cuadratura del círculo...

De política no hablo con mi progenitor (= él habla y yo callo, más bien.)

coxis 12 febrero, 2007 17:49  

peliagudo tema éste, depende de la persona a la que quieras consolar... Si es buen amigo tuyo, sabrás mejor que nadie qué tecla tocar...
A mí me funciona el achuchón en el hombro con posterior frotado del hombro o apretón en la nuca (suena fatal pero de verdad que funciona...)

cayetana altovoltaje 12 febrero, 2007 18:31  

Lamentablemente, no sólo a los hombres se les educa para suprimir ciertas emociones y expresar otras.
En ciertas ocasiones, lo importante es estar ahí para quien te necesite, y escuchar. Sin más.
Preciosas las fotos.

Chiringui 12 febrero, 2007 19:14  

A veces, cuando la situación a tu alrededor es caótica, lo mejor que puedes hacer es no mostrar debilidades...

Nunca entenderé lo del estereotipo de los pervertidos.

Por cierto, por fin una verificación de palabra que significa algo, en este blog

Verificación de la palabra: FRITO

Sr_Skyzos 12 febrero, 2007 19:41  

*Coxis: El post lo escribí hace unos días, pero no lo he publicado hasta hoy. Lo positivo es que esa persona sabe que está arropada y no se encuentra sola.

*Cayetana: Ya, pero normalmente es al hombre al que más le achacan que no muestre cualquier signo de flaqueza. Con eso no digo que las mujeres lo tengan mejor, que también las acusan de histéricas, amargadas y demás epítetos.

*Chiringui: Ni yo tampoco entenderé lo de ese estereotipo... pero a mí el piropo que más gracia me hizo fue que me dijeran que "era normal"... Evidentemente, le dije que se podía agachar con tranquilidad delante mía que no iba a pasar nada...

Lo de la verificación de palabra: ¿no serán los famosos monos atados a máquinas de escribir?

Gecko 12 febrero, 2007 22:46  

buen post, me ha gustado, es cierto que la sociedad, nos hace en gran parte... que se le va a hacer, las costumbres cambian, lo que ayer era moderno hoy es rancio, evolucionamos.

Ahora que, los maricones no se, pero tú, un poco pervertido si que eres.

:-D

un saludo!

Sr_Skyzos 12 febrero, 2007 22:56  

Viniendo de ti, me tomo lo de pervertido como un piropo.

Me alegro de que te haya gustado el post.

Miss Ketchup 12 febrero, 2007 23:42  

Menos mal que los tiempos y las cosas cambian!!

Supongo que siempre cuesta decir lo que uno realmente siente, independientemente del sexo, hay cosas que su simplicidad las hace muy complejas.

Muaks!

Artista de Varieté 13 febrero, 2007 23:17  

Seguro que las cosas van cambiando según los tiempos. Pero cada uno suele hacer lo que ha visto en casa. Por lo que si en casa no son comunes estas muestras de afecto entre hombres, más difícil es su generación espontánea para regalarlas. La verdad es que a mi me cuesta una barbaridad expresar sentimientos.

Sr_Skyzos 14 febrero, 2007 08:09  

*Miss Ketchup: Afortunadamente las cosas cambian con el paso del tiempo. Y afortunadamente hay traumas que he superado respecto a la generación anterior. Y la que viene espero que me deje a mí en mantilla...

*Artista de varieté: También hay revulsivos. Mi madre dice que nunca tuvo muestras de cariño o aprobación de la suya, y desde que somos pequeños ha intentado que eso no nos pasara a nosotros.

Sra. Amparo 15 febrero, 2007 13:27  

A veces no es cuestión de educación, influye mucho la personalidad de cada uno. Yo, por ejemplo, no puedo evitar llorar (aunque sea en público) cuando estoy bastante mal, me sale solo... Y para consolar a alguien a veces con la mirada, gestos y abrazos ya es mucho. La otra persona lo capta.
Pero a veces, no basta eso y hay que hablar, llorar, gritar o expresarse.
No hay que tener miedo a expresarse, no eres débil por eso.

Sr_Skyzos 15 febrero, 2007 17:06  

Lo bueno es que, en muchos casos, la persona que tienes delante sabe, por un mínimo gesto tuyo, que estás ahí para apoyarlo. Lo malo es cuando te quedas paralizado y no sabes cómo exteriorizarlo. Y lo peor es cuando las trabas las pones tú mismo.



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}