Tempus fugit. O todo lo que sube...


"Hace muchos años vivió un emperador al que le gustaban tanto los trajes nuevos que gastaba todas sus riquezas en ropa; su única ambición era la de estar siempre bien vestido. Vivía en una ciudad alegre a la que todos los días llegaban extranjeros procedentes de todo el mundo. Un día llegaron dos estafadores. Hicieron creer a todos que eran tejedores y aseguraron poder diseñar las telas más elegantes que se puedan imaginar. Dijeron que sus colores y diseños no sólo eran los más hermosos sino que los vestidos confeccionados con sus telas tenían la cualidad mágica de ser invisibles a los ojos de las personas estúpidas. “Esa ropa debe ser maravillosa”, pensó el emperador. “Si usara uno de esos trajes podría descubrir cuales de mis hombres son ineptos, y podría distinguir a los inteligentes de los tontos.”

Y entregó a los estafadores una importante suma de dinero por adelantado, para que se pusieran a trabajar sin demora. Los falsos tejedores montaron dos telares y simularon trabajar con esmero, pero en los telares no había nada. “
Me gustaría saber cómo les está yendo con la confección de mi nuevo traje”, pensó el Emperador. “Enviaré a mi viejo y honesto ministro al taller”, pensó el emperador. “No hay quien pueda juzgar mejor el trabajo, puesto que es inteligente, y nadie conoce sus funciones mejor que él”.

El buen ministro entró a la habitación donde encontró a los estafadores sentados frente a los telares vacíos.
“¡Que el cielo nos ampare!”, pensó, y abrió grandes los ojos. “No veo nada en absoluto.” Pero no lo dijo. Los estafadores le pidieron que se acercara y le preguntaron, señalando los telares vacíos, si no le parecían admirables el diseño y los colores. El pobre ministro hizo su mayor esfuerzo, pero no pudo ver nada, puesto que no había nada que ver. “Dios mío”, pensó, “¿Acaso seré un estúpido? Jamás lo hubiera creído, pero nadie puede enterarse. ¿Será posible que sea inepto para mi cargo? No, no. No puedo decir que no he visto la tela.”

—¿No tiene nada para decir? —dijo uno de los estafadores, mientas simulaba tejer.

—¡Oh! Es muy hermoso, demasiado hermoso —respondió el viejo ministro mirando a través de sus anteojos—. Qué bello diseño. ¡Y qué colores brillantes! Le diré al emperador que el traje me gusto mucho.

—Nos complace oír eso —dijeron los tejedores. Describieron los colores y explicaron los diseños exóticos. El viejo ministro escuchó con atención, para poder relatar al emperador lo que le habían dicho. Y así lo hizo.

Los estafadores pidieron más dinero, seda e hilos de oro para trabajar en sus telares. Todo la guardaron para ellos y no usaron ni una hebra para tejer. Pero continuaron, como hasta entonces, trabajando en los telares vacíos.

La noche previa al día de la procesión, los estafadores consumieron más de dieciséis velas simulando trabajar. Todos creían que estaban abocados a terminar el nuevo traje del emperador. Simularon sacar la tela del telar, cortaron el aire con tijeras enormes y cosieron con agujas sin hilo.

—El nuevo traje del emperador ya está listo —
anunciaron finalmente.

El emperador y sus barones se dirigieron a la sala, donde los estafadores mantenían sus brazos en alto, como si estuvieran sosteniendo algo en sus manos.
que lo ayudemos a probarse el nuevo traje frente a este gran espejo? El Emperador se desvistió, y los estafadores simularon vestirlo, pieza por pieza. Se miró al espejo desde todos los ángulos.

—¡Se ve hermoso! ¡Qué bien le sienta! —dijeron todos—. ¡Qué hermosa tela! ¡Qué magníficos colores! ¡Es un traje realmente majestoso!

El maestro de ceremonias anunció que el palio que se usaría en la procesión, ya estaba listo. El emperador avanzó con la procesión bajo el hermoso palio, y todos lo que lo vieron desde la calle y las ventanas gritaron admirados.

—¡El nuevo traje del emperador es realmente inigualable! ¡Qué larga es la cola! ¡Qué bien le queda! —nadie quería que el resto supiera que no veían nada, puesto que los habrían considerado inútiles o demasiado tontos. Nunca fue tan admirado un traje del emperador.

—¡Pero si está desnudo! —
se burló un niño.

—¡Por Dios! Oigan las palabras de un niño inocente —
dijo su padre, y uno susurró al oído de otro lo que aquel había dicho.

—¡El emperador está desnudo!
—gritaron todos por fin."


“El nuevo traje del emperador”

Hans Christian Andersen



A veces no está de más que los que tenemos cerca nos hagan una cura de humildad. Nos bajen los humos y el ego. Y nos recuerden que vamos desnudos por la calle… o por la red.
No puedes obligar a nadie que te visite, mucho menos que te dejen comentarios. Es idiota el creerse alguien según el número de visitas diarias.

Esto es irreal.

Cuando apagas el ordenador, la cocina sigue sin fregar, los apuntes siguen acumulando polvo, al coche hay que seguir llevándolo al taller. Que la válvula de escape de tu monotonía o el medio de expresar tu creatividad no se convierta en el eje de tu vida.

Por favor, no perdamos la perspectiva.

Pd.: Nos leemos después de fiestas, que ando algo en dique seco... Besos.




[Canción recomendada: Enya "Cursum Perficio"]

16 Aeroguatutadas:

Cayetana Altovoltaje 03 abril, 2007 11:11  

Yo lo veo así. Cuando publicas algo en tu blog, es como cuando empiezas un tema de conversación en una reunión de amigos. Habrá quien se interese por el tema, y quien no. Como cuando yo, cuando no tengo nada interesante que decir, me callo, entiendo que los demás van a hacer lo mismo.
Siempre me ha gustado mucho ese cuento.

Sr_Skyzos 03 abril, 2007 13:16  

A veces más vale parecer tonto callado que abrir la boca y disipar la incógnita.

MM de planetamurciano.tk 03 abril, 2007 13:57  

Insisto en este tema; aunke tengo mi opinión clara y por otro lado un chorro de comentarios siempre alegra el día, creo ke nadie es nadie pa decir ke deben hacer los de otros blogs; ke la blogosfera es amplísima y hay sitios pa tos.
En la variedad está el gusto!

Sr_Skyzos 03 abril, 2007 15:19  

Pues sí, que habiendo sitio pa toos, pa qué cabrearse...

Si yo estos posts los cuelgo para hacerme una auto-cura-de-humildad, sabusté.

coxis 03 abril, 2007 16:42  

la enya... madre mía, dónde estará ese cuerpo? que parecía, según mi madre, que estaba cantando metida en un pozo...

espero que lo del dique seco sea por ideas para posts no por otras cosas... :-D

muchacho, anímate que estamos de vacaciones, hommmbre ya!!!

-marsonico- 03 abril, 2007 18:38  

A mí me parecen estupendas todas estas reivindicaciones, pero a todos nos jode que no nos posteen en según qué casos, o ver que hay gente que postea a todo Dios (escriban lo que escriban, aunque sean mierdas) menos a ti, y tú piensas "pos vale...". Así que yo, por mi parte, me pienso seguir quejando por todo ésto y por más, mucho más... sabes que yo lo valgo. xD

Chiringui 03 abril, 2007 20:24  

Gran verdad. Una cosa que no le va a gustar a nadie:

De las visitas que teneis, contad que menos de un 40% está mas de cinco segundos en vuestro blog.

Poneos un statcounter y miradlo.

Eso le baja los humos a cualquiera.

Burnout. 03 abril, 2007 21:10  

No pasa nada, recoges la casa, friegas y punto.
Lo que sientas por dentro, eso si que no va a cambiar...
Un saludo.

Sr_Skyzos 03 abril, 2007 23:29  

*Coxis: ¿A ti no te parecía muy raro que no tuviera pareja y que viviera con el matrimonio Ryan, Nick y Roma, los autores de sus canciones? Yo siempre imaginé que eran un trío; ya ve usted lo retorcido que puedo llegar a ser.

Lo del dique seco es por ideas, no por otra cosa. Pero ya empiezan a bullir cosas, ya...

Y me animo. Es que entre la astenia y la racha de la semana pasada en el curro...

*Marsónico: Tú vales tu peso en Chanel nº 5...

*Chiringui: Ya, si quitamos los diez o doce asiduos (que suelen coincidir con los que tú posteas) y las chorrocientas visitas que tú mismo haces a tu blog, se queda en nada. Pero a mí me hace mucha gracia las visitas de gente que no sabes de dónde coño llegan.

*Burnout: La cuestión está en saber quién eres, cuál es tu sitio y no crearte una imagen que no corresponde con la realidad. Por mucho que te doren la píldora cuatro freakies.

Burnout. 04 abril, 2007 15:55  

Gracias por la parte freakie que me toca!!
:)

la nena 04 abril, 2007 21:19  

Ademas quien sabe...Igual , Skyzos,te llamas Jacinta y eres de un pueblo perdido de SOria... El mundo del blog es TAN IRREAL

Sr_Skyzos 05 abril, 2007 10:59  

*Burnout: A tí, cuarto y mitad de freaky más bien...

*La Nena: Créeme, si me llamara Jacinta y fuera de Soria, sería bastante fea, a tenor de las fotos...

Actor Secundario Bob 06 abril, 2007 13:50  

Hola! Que tal? Me pasaba para saludarte

Sr_Skyzos 06 abril, 2007 23:14  

Salude, salude... Y viendo su blog, sea benévolo.

Actor Secundario Bob 07 abril, 2007 16:19  

Saludos del tío Bob!

Sr_Skyzos 08 abril, 2007 10:34  

...estooo...¡Rabitos de pasas!



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}