...asoma tus trenzas, Rapunzel...


El sábado me secuestraron.

De verdad. Así, a traición, como tienen que ser todos los secuestros. Me encerraron en una habitación llena de barrotes, sin agua corriente y sin posibilidad de escapar. Lo peor fue que me pillaron desprevenido, no tuve ocasión de reaccionar defenderme. Mis gritos, súplicas o lloriqueos no produjeron ningún efecto. Ni ellos se dieron por aludidos, ni puse en voz de alarma a nadie de los alrededores.

Me dolía el pecho, me faltaba la respiración, las paredes se me echaban encima...

Mi familia se largó a comer a la casa del campo, dejándome bajo llave en la buhardilla, sin que yo me diese cuenta, ni ellos de que, si hubieran mirado en la habitación del ordenador, me habrían visto en bata y pijama. Sin teléfono móvil (para una vez que no me lo subo), pero con teléfono fijo ¿para qué? Si los dos números que me sé de memoria son el de mi abuela (la que todavía se mueve por sí misma y habla), que estaba con los padres que me parieron in the countryside y el de mis padrinos (que el día que haya un terremoto, la casa no se les cae encima…)

Menos mal que, a esta particular versión de Rapunzel meets La Dama de las Camelias se le apareció su caballero andante vía Messenger, y ahí véis al pobre de Mi Santo, llamando desde tierras lusas a Skrbjop y a Urobora para que, en un viaje-teletransporte, pudieran traer las llaves de esta torre y poder llegar a tiempo a la jauría del Ikea (¿de verdad que no hay mejor plan para un sábado? ¿dónde está lo de pastorear a los críos al monte?)

Ains, me veía haciendo mis necesidades en la papelera y alimentándome de la celulosa de los folios…

Al final sólo llegué cinco minutos tarde al trabajo, no sufrí ningún infarto y se desveló quién había sido el secuestrador: mi hermano pequeño, el doble de Óscar Janeada. Yo, por si acaso, ya le he dicho que, a partir de ahora, duerma con un ojo abierto…

Que como por ahí saben, perdono pero no olvido.


[Canción recomendada: Duffy “Mercy”]

17 Aeroguatutadas:

QuijoteExiliado 11 marzo, 2008 21:20  

Pos menos mal q te sacaron o te veo dejándote el pelo largo a lo princesa de la torre para q tu príncipe te rescatara!!

Yo soy de los tuyos, es mejor dejar q los demás piensen q se te ha olvidado y después darles donde más les jode!!
Canan las venganzas!!

Nils 11 marzo, 2008 21:25  

Uff menudos momentos de tensión! al menos tu santo estuvo ahí para salvarte. es un héroe!!

Bosco 11 marzo, 2008 22:46  

Las carceles son siempre agobiantes.
Aunque a veces se le puede encontrar el gusto. A todo se acostumbra uno, claro.

Sr_Skyzos 11 marzo, 2008 23:04  

*Quix: Hay por ahí un par de amigos que pueden atestiguar que a mí hay cosas que no se me olvidan...

*Nils: Ahora me lo tomo a coña, pero en ese momento casi me da un ataque; porque al final llegó mi hermano (sí, el mismo que me secuestró) y me abrió la puerta (no se había ido con el resto de parranda), que si no la cosa iba para largo. Muy laaaaargo. Habría llegado con 5 o 6 horas de retraso a trabajar, fijo.

Y Mi Santo es mi caballero de brillante armadura.

*Bosco: Hombre, si hablamos del rollete amo-sumiso, lo que usted quiera; pero aquí no había connotaciones sexuales de ningún tipo, y el mal rollo era alucinante. Es más, a partir de ahora va a haber un juego de llaves estratégicamente escondidas por aquí.

Proudstar 12 marzo, 2008 00:29  

Ains, pobriño!Yo te entiendo perfectamente. Estadísticamente, soy la persona que más veces se queda encerrado en el servicio en mi oficina.

Qué mal lo pasa uno...

Shepperdsen 12 marzo, 2008 01:40  

Lo que yo me pregunto es: si te hubieras quedado encerrado conmigo en la buhardilla, a) ¿me habrías matado para alimentarte de mi canne hasta ser rescatado? b) ¿te habría matado yo para que dejaras de sufrir cuando te cayeras al suelo y empezaras a echar espuma por la boca? o c) ¿habríamos aprovechado para recuperar "el tiempo perdido"?
Es una pregunta retórica. Conozco la respuesta.

coxis 12 marzo, 2008 06:53  

eres como Macaulay Culkin a lo murciano...
¡Solo en casa!

siempre hay que llevar el móvil en el bolsillo de la bata, por si aca

hm 12 marzo, 2008 10:18  

Sr_Skyzos, ese agobio pasa sólo la primera vez, cuando vivía con mis padres me dejaban día sí y día también encerrado en el patio (mmmm a ver si lo hacían a intención...). Y también, una vez, cuando era pequeño, estando de vacaciones, me dejaron olvidado en un bar y no se dieron cuenta hasta que llegué a casa una hora después.

Esas cosas pasan, no le guardes rencor a tu hermano por eso.

Peritoni 12 marzo, 2008 11:51  

Haberte callado y te hubieras tomado el sábado libre. Luego tu padre te escribe una nota para la seño-jefe y arreglao.
¿Y la family porqué cierra con llave la habitación del ordenador?

Meg 12 marzo, 2008 16:09  

Eso te pasa por saberte de memoria dos teléfonos absolutamente inútiles para ti: ni el móvil de tu padre, ni el de tu hermano, ni el número de Urobora o Skrbjop, ni el mío... Anda que si.

Sra. Amparo 12 marzo, 2008 20:36  

Me hubiera encatao ver ese momentobatica pijamica hasta los coj de estar encerrado... pero popero por quñe cierran esa habitacion con llave???

Sr_Skyzos 12 marzo, 2008 22:38  

*Proudstar:Veo que su resfriado no ha podido con sus salidas (con perdón) nocturnas.

Si le cuento que hoy, por poco, me vuelvo a quedar encerrado en un ascensor-montacargas-sin-cobertura...

*Shepperdsen: Si conoce la respuesta, no me provoque que le voy a secar el túetano en este viaje.

*Coxis: Lo llevo siempre, y cuando digo siempre es SIEMPRE. Que creo que es la primera vez en años que no lo tenía en el bolsillo.

*HM: Me habían contado experiencias parecidas, pero no me había pasado nunca. Es más, en las bodas de oro de mis abuelos, al que le toquó quedarse encerrado fue a mi hermano mediano. Será tradición familiar.


*Peritoni: Porque es una sala aparte de la casa, que para llegar a ella hay que salir al patio y subir a la terraza...

*Meg: Urobora estaría de compras, Skrbjop estaba trabajando, usted dando clases... Y ahora dígame si se sabe usted algún número de los que tiene en la agenda, que desde que hay marcación fácil no me acuerdo de ninguno.

*Sra. Amparo: Monísimo con mi pijama de franela de elefantitos, monísimo.

Meg 13 marzo, 2008 17:53  

Me sé los dos tuyos (casa y móvil).
Me sé el de casa de Urobora.
Me sé el de mi padre y mi madre (móvil) el de mis tíos, mi vecina Amalia...

Más o menos los elementales. Y no se me olvida el 112, el 061, el 080, el 091, el 092, que son los básicos.

El hombre con regla 13 marzo, 2008 19:24  

Ahora sé de qué me sonaba tu cara! (o mejor de donde) Para esos casos siempre hay que llevar, como Batman, un juego de ganzúas en el tanga. Jejeje

Sr_Skyzos 13 marzo, 2008 20:19  

*Meg: Usted tiene sus virtudes y yo las mías. Prefiero guardar mi memoria fotográfica para otras cosas. Como recordar, 7 años atrás, lo de aquel día, ese despertador, ese móvil, ese equipo de música y "Beautiful Day" de U2...

*El hombre con regla: Ale, pues haga usted el favor de hacerse notar cuando me vea en el curro. O no, que aquí donde me ve, soy bastante cortado.

El hombre con regla 13 marzo, 2008 22:31  

Tranquilo, hombre de Dios, que respetaré sus timideces manteniéndome discretamente alejado. :P Igual me lo he cruzado alguna vez por Historietas también

Sr_Skyzos 13 marzo, 2008 22:33  

...

Pues va a ser que sí.

...



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}