Hollywood Queer


Los que somos blanditos, hemos tenido que buscarnos muchas veces una referencia, un modelo a seguir. Y, como el resto, hemos sido educados sentimentalmente con el cine: la chica se queda con el chico, letras grandes de “The End”, beso en la boca casto y puro y fundido en negro.

Nuestro problema es que llegamos a ser hasta obsesivos con las historias que pasan en la pantalla grande. Necesitamos imperiosamente vernos reflejados en algún sitio, darnos cuenta de que no estamos solos, de que “chico conoce a chico” también es posible. Que Mesalla y Ben-Hur tenían algo más que una simple amistad. O que Sal Mineo en “Rebelde sin causa” bebía los vientos por James Dean.

Somos capaces de tragarnos cada truño enlatado por el simple hecho de que haya un personaje gay o se insinúe alguna historia de amor entre dos personas del mismo sexo.

Y algo así me ha pasado a mí.

Decir que me gusta el cine sería quedarme corto. Que a veces llego a niveles enfermizos. Luego me encuentro con gente como Crawlertls o Topotamadre y veo que lo mío no es tan grave, doctor.


La editorial T & B tiene una colección de libros que se llama “Cinemitos” y bajo esa rúbrica ha publicado Leandro Palencia su “Hollywood Queer”: “Un recorrido biográfico y temático por la historia de las sexualidades cinematográficas tradicionalmente designadas como “gay”, lesbiana, bisexual y/o travesti. […] Una introducción para comprender la emergencia de la teoría “queer” en el campo de los estudios fílmicos durante los últimos quince años. La primera guía de referencia en castellano.”

Pues bien, lo único positivo que se pude decir es eso, que es el primer libro escrito por un español que ahonda en el mundillo gay fílmico. Actores, directores, músicos, películas, ambientes, géneros. Una rastra de datos e información que navegan en una estructura caótica, sin pies ni cabeza.

Para empezar, es una especie de diccionario, no un estudio en estilo narrativo. Vale, error por mi parte, por no darme cuenta antes; que lo que yo buscaba era algo que se queda a medio en el prólogo que lo precede.

El libro parece el primer borrador de una tesis que tiene que pasar una serie de correciones, qué cojones, que ya no hablo de que tenga o no coherencia en su planteamiento, sino que no haya faltas de ortografías (esos “laismos” esas tildes en monosílabos), que las fotos tengan todas (o ninguna) un pie, pero no que sea una cosa al azar, que el autor estructure mejor las entradas de cada uno de los personajes que analiza: lo correcto, creo, que sería un párrafo donde se dijera quién era y a qué se dedicaba, y después hablar de su vida personal.

Para muestra dos botones: cuando habla de Bill Condon y su película “Dioses y monstruos”, sobre James Whales, el autor se pone a hablar del director de “Frankestein” y despué de Ian McKellen, quien lo interpretó en el film. Al final no sabes a quién pertenece la información que estás leyendo. ¿O en el caso de Joan Crawford, que la frase con la que termina su entrada sea simplemente “se hace adicta al vodka” como si después no hubiera pasado nada más? Eso no da más que la impresión que son meras notas encuadernadas en cartoné.


No digo que la información que contenga se mala, al revés, hay un montón de datos que cualquier cinéfilo, con independencia de la orientación sexual que posea, va a disfrutar. Sólo que, supongo, las prisas han dado al traste un libro que podría ser una verdadera referencia, pero que te deja más bien un regusto amargo a “coitus interruptus”.

Lo dicho, si no sabéis que hacer con 20 euros, siempre puede hacer bonito en vuestra estantería. O calzar un mueble.


[Canción recomendada: Bajofondo & Gustavo Cerati “El Mareo”]

17 Aeroguatutadas:

la nena 25 agosto, 2008 09:30  

Has visto "La Soga" de Hichkock?

A ver qué piensas de la relación de los dos protagonistas...

Crawlertls 25 agosto, 2008 09:39  

Perdona bonita, pero aquí el "raro" de turno no malgasta 20€ en comprarse ese truño. Para eso ya me tragué el mega-truno de "Celuloide oculto". Josucristo.

Más te vale que me hagas la pelota o duermes en la ducha el próximo fin de semana.

JAJEJIJOJU

el escriba 25 agosto, 2008 14:07  

Pues yo lo vi el pasado viernes en la librería y no tenía mala pinta. Lo hojeé pero no me convenció el tema diccionario.

Ahora con esta crítica intentaré pillarlo de la biblio y eso que me ahorro.

Gracias!

Peritoni 25 agosto, 2008 16:28  

Pues después de esta recomendación:como que no.
Además, no soporto los laismos, pero escritos menos aún!

Anónimo 25 agosto, 2008 16:29  

pues no sé, chico, a mí el libro me gustó (aunque en lo de las faltas de ortografía tengas razón). la estructura es superclara: se trata de un diccionario, los diccionarios no son narrativos lineales. esa estructura es acorde con el tema que trata pues lo "queer" es lo "torcido", "lo no lineal", un proceso de reconstrucción. yo sí que lo disfruté. pero supongo que hay opiniones para todo.

Anónimo 25 agosto, 2008 16:36  

en el FORO COLEGAS salió esta crítica mucho más positiva:

Cine y homosexualidad 'salen del armario' en el libro "Holliwood Queer" de Leandro Palencia


Condenada durante décadas a la invisibilidad o a la imagen negativa, la homosexualidad siempre ha formado parte (pequeña, deformada, accesoria) del relato mítico que pone en juego el cine clásico de Hollywood a partir de la identidad de género y la definición de ciertas pautas de sexualidad como motores de su funcionamiento narrativo. En una industria blanca, patriarcal y heterosexual, la representación del gay, la lesbiana, el bisexual o el travesti ha estado sometida a una particular distorsión que ha ido abriéndose poco a poco un camino de respeto y realismo al ritmo de la Historia, buscando una normalización tan difícil como necesaria para erradicar estereotipos y convenciones sociales.

De todo ello nos da cuenta este libro en su interesante introducción, que intenta poner al día en nuestro país una tradición de estudios históricos y teóricos que tiene ya varias décadas de recorrido en el ámbito anglosajón de los estudios culturales. Más allá de este prólogo, el núcleo central del libro se propone como diccionario de personalidades y temas cinematográficos marcados por la condición homosexual, desde los días del escandaloso baile entre hombres filmado por los reporteros de Edison (1895) al romance entre vaqueros de Brokeback Mountain (2005). Aunque no lo pretenda, y aún dentro de su tono divulgativo, el libro no podrá escapar del todo de su pretensión de no "sacar del armario" a numerosas personalidades del mundo del cine.

http://www.colegaweb.org/foros/viewtopic.php?t=740&highlight=&sid=8fe85bbe7d9e8d58968cd2911377ffce

y la FNAC lo tiene entre sus recomendaciones (5 estrellas):

http://www.fnac.es/dsp/?servlet=extended.HomeExtendedServlet&Code1=1313865873&Code2=661&prodID=706632&viewMode=0&catID=145

gatchan82 25 agosto, 2008 17:25  

en muchas películas la forma de ocultar y disimular ese tipo de relaciones era todo un ejercicio de guión.

Sr_Skyzos 25 agosto, 2008 19:52  

*La Nena: Son gays. Y sadomasoquistas. Pero es que es algo muy típico en Hitchcock.

*Crawlertls: Mosamía, lo decía por aquella vez que los cabrones de mis amigos nos hicieron una prueba de quién adivinaba más pelis viendo sólo cinco segundos de los créditos y ganaste tú.

Y "El celuloide oculto" la tengo yo en vídeo. Original y todo. Tocotó.

*El Escriba: Yo me lo compré sin haberlo ojeado, porque era el tercero que me agenciaba de la misma colección, y ninguno de los anteriores me había defraudado ("Greta y Marlene: Safo visita Hollywood" -un ejemplo perfecto de aunar conocimiento y entretenimiento, y "Kate, el lado oscuro de Katharine Hepburn" -un título muy sensacionalista, pero es culpa de la traducción española-)

*Peritoni: No me gusta destrozar libros, y he de reconocer que, a veces, disfruto con éste en cuestión. Pero, a veces también, está tan mal redactado (faltas de léxico, laísmos y frases cortas e inconexas) que me termina cabreando. No sé, una cosa es escribir así en un blog, otra cosa es que te lo publiquen y la editorial se quede tan ancha.

*Anónimo 1: Evidentemente que se trata de un diccionario. Pero no es un buen diccionario. No se puede empezar hablando sin ton ni son de un autor y terminar hablando de otro. Por ejemplo, la entrada de Howard Hawks: da por sentado que el lector sabe quién es y no habla nada de él ni hace una introducción en líneas generales de su vida o trabajo. Sólo es una disgregación de los personajes femeninos-masculinos de algunas de sus películas. En cambio, de otros directores o actores sí que realiza una exposición más clara.

O el caso de Laurence Harvey. Comienza citando al actor británico John Fraser para, al tercer párrafo, comentar la vida sexual de este actor en cuestión. ¿No habría sido más correcto una entrada para él sólo?

No cumple la función de un diccionario. Eso sí, si lo "queer" es lo torcido, el libro es una buena manifestación.

*Anónimo 2: El libro tiene su mérito, no se lo voy a quitar, pero ni esa crítica ni la referencia de la Fnac (que, lo siento, pero es aún más subjetiva que la de COLEGAS) me van a quitar la sensación de que, para ser publicable, le faltaban dos correciones más. Y no me refieron a las faltas de ortografías, que para eso está el Word.

Si quieres un buen libro sobre la historia de gays y lesbianas, apunta el siguiente:

“Gays y lesbianas: Vida y cultura. Un legado universal”, Robert Aldrich et all.; Ed. Nerea.

*Gatchan: Y es divertidísimo ver lo que los demás no ven. Pero reconóceme que nos hemos tragado cada mierda simplemente porque los protagonistas son dos tíos que se enamoran...

thackery vil 25 agosto, 2008 20:37  

¡pero si el libro es superfácil y se lee en un plas! para quién lo quiera comprobar consulten el link de LO QUE YO TE DIGA (CADENA SER), que lo recomendó. es un trozo de la intro y la entrada de almodóvar:

http://loqueyotediga.net/leer/show/2214--hollywood-queer

besos

Sr_Skyzos 25 agosto, 2008 23:31  

Pues nada, yo soy superdifícil y leo muy lento.

Todos los enlaces que estáis dejando (muchas gracias por el interés demostrado) vienen a decir lo mismo, y sólo reproducen un poco de la introducción (casualidades de la vida, todos el mismo trozo) lo que me hace plantearme dos cosas: o es lo único que la editorial deja que se publique o es que todos los que han hecho la crítica o la reseña sólo se han leído el dossier que se dio a la prensa.)

De todas maneras, ¿qué más da lo que opine un tío de una esquina de la piel de toro al que no le ha gustado el libro? Ni que fuera una voz que dirige el pensamiento del resto.

Sr_Skyzos 25 agosto, 2008 23:35  

Por cierto... ¿Por qué todos los mensajes que discrepan tienen la misma IP?

J-vol 26 agosto, 2008 01:01  

Él ánónímó és él áútór dél líbró, (yo es que sin mi corrector tampoco sé donde van la/el tilde)

J-vol 26 agosto, 2008 01:02  

¡Ay Leandro , Leandro...!

Sr_Skyzos 26 agosto, 2008 17:58  

Yo no he dicho nada, has sido tú. Que conste.

hm 26 agosto, 2008 19:05  

Laísmos por escrito... pero si sólo oirlos puede hacer que un tío que me guste pierda todos los puntos...

Lo malo de este tipo de libros es que después de leerlos te queda una sensación como de exceso... te preguntas ¿pero había personajes heteros en aquella época?

Zancochada 26 agosto, 2008 22:07  

Pues yo me he comprado el último de Eduardo Mendoza, así que ya os contaré.

Sr_Skyzos 26 agosto, 2008 22:32  

*HM: Una profesora me dijo una vez que más vale un mal libro que unos buenos apuntes. Al año siguiente, entré a la universidad y me encontré un libro de un profesor que repetía hasta la saciedad "fué". Desde entonces, le perdí el respeto a los libros.

No es que hubiera heteros y homosexuales, sólo que las barreras estaban más difuminadas. El tener experiencias con personas de tu mismo sexo no era tan raro, y no te etiquetabas automáticamente como gay.

*Zancochada: Nada, a leer y a hacer una crítica en condiciones después.



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}