Juego de niños


Ahhhh, Ikea. El holding sueco por antonomasia. Ese cubo azul donde paso más horas que en mi propia casa, compartiendo mi tiempo con gente, cada una de su padre y de su madre, como se dice en mi familia.

En los descansos, después de comer, cenar o tomar un café en la cantina, mucha gente sale para fumarse un pitillo a una “sala” con sus muebles de jardín que tenemos escondidos de los ojos de los clientes, que no es que quede muy bien un cigarro pegado a un individuo disfrazado de bandera sueca. Y es lo que tiene, que los no fumadores seremos muy sanos, pero un muermo de sanos. Porque los que suelen ser animales sociables tienen el pequeño vicio de tener una chimenea en los labios. Así que he terminado convirtiéndome en fumador pasivo. Mira, en esto no me gusta ser versátil, en lo de fumar, que sea otro el que se encargue de hacer todo el trabajo y a mí que me pase el alquitrán en pequeñas y bonitas dosis de humo…

Y es en estos momentos cuando salen los temas más dispares. Además de ponernos al día con las cosas que nos piden los clientes (“mi vecina se ha comprado una cosa que hace así –movimento en zigzag- que no sé si es de metal o de plástico y no sé para qué vale, ¿sabrías decirme dónde está?”), del último incidente de seguridad (tres criajos dándole a la alarma en el sótano y el jefe de seguridad corriendo detrás de ellos) o del café del día anterior (que empezó a las seis de la tarde y acabó a las tres de la mañana), a veces hay momentos que no tienen desperdicio. Para todo lo demás…

Anoche una compañera le pidió a otra su dirección de Facebook (sí, la versión 2.0 del spam) y le dijo que buscara por Adelaida Smith. Aquí mi prima y yo nos quedamos a cuadros, porque la chavala ni se llama Adelaida ni su apellido es Smith. Y le dio por reírse. Resulta que cuando iba a parvulario, se le cruzó el cable y se cambió de nombre porque no le gustaba el suyo. La profesora se quedó con un trastorno premenstrual durante unos días, hasta que juntó el valor suficiente para llamar a los padres y preguntarles por la salud mental de la niña: mire, a la hora de registrar a su hija lo han hecho con el nombre de María Cristina López, pero el resto de niños la llaman Adelaida SmithLa madre empezó a reírse y le comentó que era una chiquillada, que le siguiera la corriente. Así que la profesora respiró aliviada, borró de su mente las palabras “bipolaridad”, “trastorno de la personalidad” y “esquizofrenia”… porque era una chiquillada. El tema es que, taitantos años después, en su casa, su grupo de amistades y hasta su futuro marido la conocen como Adelaida. Hasta en la invitación de la boda está firmada por ese seudónimo…

Yo me quedé a cuadros… pero aún había más. Otra chica que estaba con nosotros empezó a reírse y nos contó su historia: cuando tenía cinco años, vio a una niña que cantaba en televisión y se cambió el nombre por Nikka Costa. Vamos, como si mi prima pequeña se hubiera puesto María Isabel o Melody y sus Gorilas

Jo, si al final no voy a ser raro, que a lo sumo lo único que hice fue inventarme una hermana mayor que resultó ser mi vecina…


[Canción recomendada: Monano y su Banda “Pumuky”]

14 Aeroguatutadas:

MM 05 febrero, 2009 13:27  

Pos así empecé a fumar yo, porke en los descansos la gente ke no fumaba no hacía una paradita de diez minutos... Ke cosas..

Feer 05 febrero, 2009 13:58  

Adelaida Smith mola mil!!!

Me voy a poner un nombre falso que mola ahora mismo!!!

Gárgamel 05 febrero, 2009 22:02  

Ugg, tabaco, que asco! Aún si fuera maría...

Y lo del nombre falso está genial. Ya me veo mañana diciéndole a mi jefe "Llámeme Mr. Gárgamel". En dos días a la puta calle.

hm 05 febrero, 2009 23:18  

Yo hay veces cuando estoy de viaje y he salido, que me dedico a irle contando una historia distinta a todos los desconocidos que se me acercan para hablar... invento nombre, profesión... es muy divertido.

Shepperdsen 06 febrero, 2009 00:29  

Mi único alter-ego (altri-ego) es Shepperdsen. De momento.
Palabra de verificaçao: altri

Sr_Skyzos 06 febrero, 2009 12:13  

*Murciana Marrana: Yo tuve una etapa de fumador de fin de semana, que me duró poco porque cuando me compré mi primer paquete de tabaco, corté de raíz. No creo que a estas alturas me enganche, aunque nunca digas "este cura no es mi padre"...

*Feer: Hombre, ese es de mi cosecha, como el resto, porque no vaya a ser que las implicadas se ofendan. Te aseguro que los nombres eran más castizos y más rimbombantes.

*Gárgamel: Mi jefa y mis compañeras de trabajo ya me han puesto pseudónimo, pero la culpa es mía por llamar a todo el mundo igual...

*HM: ¡Tú es que tienes mucho peligro!

*Shepperdsen: Ya se encargan nuestros allegados en proclamar nuestras verdaderas identidades por la red. Así ni doble vida ni nada.

el escriba 06 febrero, 2009 13:09  

Esa tía es una máquina, me quito el sombrero. A mí no me gusta mi nombre de pila, ni el diminutivo por el que soy mundialmente conocido, pero en parvulitos no se me ocurrió cambiármelo, lo he hecho cuando he ingresado en la vida laboral para evitar confusiones, porque he sido cambiado taaantas veces de nombre

shepperdsen 06 febrero, 2009 15:23  

Nunca digas:
"... este cura no es mi padre, de este agua no beberé o... esta polla no me cabe..."

Sabiduría Popular

MEG 06 febrero, 2009 16:06  

Lo malo de los pseudónimos es que te mueras y te anuncie "el coche de los muertos" y la gente no sepa quién eres hasta que dicen el apodo. Eso pasó con mi abuela.

Un dato curioso: murió en Molina, se certificó allí su muerte y se preparó su partida de defunción. La firmó una chica de su pueblo, que llamó a su madre y le preguntó: "mama, ¿quién es Fulana De Tal y Cual? Es que se acaba de morir y no sé quién es". "Ay, Maricarmen, es la Roja". Y en resulta de que la tal Maricarmen era su vecina de 3 casas más p'arriba.

Como ves, la única que sigue siendo normal en este grupo soy yo.

Sr_Skyzos 06 febrero, 2009 23:28  

*El Escriba: Pues qué quiere que le diga, que a mí su diminutivo me gusta. De pequeño mi mejor amigo se llamaba así, por lo que le tengo hasta cariño al nombre.

*Shepperdsen: Ea, ya ha salido con lo de las pollas.

Sabiduría popular dos ->"Todo entra, con saliva y paciencia."

*Meg: No diría yo que usted es la normal del grupo. A lo sumo, la más normal, pero también tiene lo suyo...

coxis 08 febrero, 2009 09:27  

Nikka Costa!!! Wow! Yo era superfans de Nikka Costa en mi infancia, era tan mona y cantaba tan bien...

Sr_Skyzos 09 febrero, 2009 22:41  

Jajajajaja. Y yo. Creo que fue mi primer amor platónico.

la nena 11 febrero, 2009 23:54  

Anda que lo pasais mal...

Nota: a esas botas las llamo yo chupamelapunta-lamemeeltacón...

Sr_Skyzos 12 febrero, 2009 00:08  

Jorl, eso es muy largo. ¿Tú te crees que en un estado etílico yo me voy a acordar de todo el nombre?



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}