Ex Dolore



Mi pasión por el cine viene de una mera casualidad. Como buen adolescente españolito medio, me quedaba hasta tarde los fines de semana viendo la tele, por el mero hecho de acostarme a las tantas… y a ver si con suerte pillaba la peli pseudoerótica del canal autonómico de turno… y en esa tesitura, uno va zapeando. Y descubre en La 2 a Antonio Gasset Dubois y su “Días de cine” y a “Cine club” con su programa doble en versión original subtitulado. Vamos, lo que empezó con un calentón y mira cómo acaba.

En uno de los programas, hablaban de una película francesa de nueva factura que recuperaba el espíritu descarnado de Cassavetes y el aire trágico-mítico de la Nouvelle Vague francesa. La película, “Las noches salvajes”. El director, Cyril Collard. Suponía la adaptación de su propia novela autobiográfica con el mísmo título, que había montado cierto revuelo editorial años antes en la Galia, tanto por la temática como por la estructura narrativa. Reconozco que la película no la he visto, pero sí pude sacar la novela de la Biblioteca Regional y me marcó bastante, hasta identificarme en cierta manera, a lo que ayudó el estar escrita en primera persona y el Cacao Meravillao que tenía dentro de mi cabeza. Es un canto a la vida, una evasión hacia delante, huyendo de convencionalismos pero deseando lo que quiere la mayoría de los mortales: la felicidad.

El protagonista tiene 30 años y le gustan los chicos, en particular Samy, un poco golfo, y Jamel, «hijo del Islam y de la Coca-Cola». Pero también están todos esos cuerpos anónimos que se apoderan de él durante los perversos ritos de las noches salvajes. Además, como quien no quiere la cosa, también le gustan algunas chicas. Sobre todo Laura. Parece quererlo todo. O tal vez no quiera nada. Es seropositivo. Por cobardía o miedo de perder a Laura, no se lo dice la primera vez que se acuestan. Puede haberla contagiado. Pero ella tiene 17 años y lo ama con locura ; ya no pone límites a su amor y, pese al mal que ya debe de habitar su cuerpo, recurre a todos los medios para no perderle : ruegos, violencia, mentiras, chantajes. Se toman y se dejan con una pasión compulsiva, al mismo ritmo frenético con que esos jóvenes condenados a muerte circulan en moto, copulan en la sombra debajo de los puentes, se someten a brutales rituales, se drogan, beben y escuchan música hasta reventar, se entregan al sexo con la energía de la desesperación, del que no tiene nada que perder y sí algo que ganar mientras un soplo de vida se lo permita.


Cyril Collard no llegó a ver el estreno de la película. Murió de sida.

Eso sí, el mismo proyecto que no encontraba ni subvenciones ni productora que lo apoyara, que llevó al AUTOR (escritor, guionista, director, compositor, actor) a empeñarse hasta las cejas, recibió cuatro Premios César en la edición de ese año.

Supongo que siempre es más fácil ponerle medallas a un muerto. No se mueve si le clavas el alfiler.


[Canción recomendada: Alanis Morissette “Uninvited”]

13 Aeroguatutadas:

-marsonico- 30 agosto, 2006 00:16  

Siento hacerte este comentario tan absurdo, pero es que a mí este tipo de cine no me llama nada la atención y únicamente deseaba dar constancia de que eres el rey de los avatares cambiantes... me encantó el del perro de los fraggel, y este me recuerda a la historia que me contaste ayer sobre la lumbalgia que le puede dar a ciertas personas cuando se levantan de la taza del váter, jajajaja ;P (un poco cabroncete sí que soy, me temo, no?)

Sr_Skyzos 30 agosto, 2006 08:58  

Pues un rato, porque lo del váter sólo los sabías tú y mi familia...

-marsonico- 30 agosto, 2006 10:15  

Jo... pero oyes, también me ha gustado lo de las Aeroguatutadas ;P (esto no arregla nada, verdad?)

Sr_Skyzos 30 agosto, 2006 10:51  

No pasa nada.




A quien quiera saber:

El Sr. Marsónico sufrió el mes pasado un ataque de lumbago y yo le comenté que también, años ha, me pasó lo mismo de la manera más ridícula y humillante que existe: al levantarme de la taza del váter. Me quedé que el Po-zí no tenía nada que ver conmigo. Evidentemente, la versión oficial para la baja del trabajo fue que me pasó al levantarme de una silla, que bastante aguantaría por tener achaques de viejo como para meter el tema escatológico, tan dado a chistes por estos lares.





Con lo sencillo y profundo que me había quedado el post, alah, todo tirado por la borda por quítame allá unas lumbalgias... Ains...

-marsonico- 30 agosto, 2006 14:21  

Te das cuenta que tú solito has salido del armario, no??? Yo sólo dije que me recordaba a una historia que tú me habías contado, pero no aparecía el sujeto... siento haberte estropeado el post, pero y lo que me estoy riendo????? };)

coxis 30 agosto, 2006 15:53  

hay que ver... hay que ver...
pues yo como soy le plus ancien no leí la novela sino que vi la peli en los desaparecidos cines floridablanca sala B el verano del 93 y después en v.o. en el canal pús y sinceramente no me gustó demasiado... no he vuelto a verla desde entonces (y en el plus la pasaron en el 94) así que imagínate. A mí del SIDA me gustó mucho Longtime Companion (Compañeros Inseparables).

Ah, y yo no he tenido nunca lumbalgia así que no puedo compartir ninguna experiencia lumbálgica

Blue 30 agosto, 2006 16:25  

Tu lo has dicho, "pseudoeroticas", porque encima de tener que estar hasta las tantas para ver algo de chicha, resulta que la chicha era femenina, y pocas veces salia algun tio decente. Por suerte, ahora existe internet...

-marsonico- 30 agosto, 2006 18:31  

a ver, coxis, skyzos, modernos en general y culturetas varios, alguno de vosotros ha visto "torch song trilogy"? reconozco que me gustó un montón y que me enteré de todo a pesar de verla en francés con subtítulos en alemán o algo por el estilo!

coxis 30 agosto, 2006 22:21  

no la he visto, creo que en España la llamaron "Trilogía de Nueva York"

la editó en vídeo filmax pero no sé si estará en dvd

P.D.: me encanta que me llames moderno y cultureta :-D

Sr_Skyzos 30 agosto, 2006 23:10  

Reunión de comadrejas...

*Coxis: Seguro que la peli es bastante mala, pero a mí me gustó el libro, soy así de raro. Gracias a la Mula, a lo mejor la veo y salgo de dudas. "Compañeros inseparables" la vi hace tiempo, me gustó, no mucho, pero me gustó.

*Blue: Y que lo digas. No sé lo que haría si no fuera por internet... lo de ser gay y adicto al porno estaría mal visto o supondría un gasto enorme en material audiovisual y la economía no está para muchos trotes.

*Marsónico: Sí, se llamaba "Trilogía de Nueva York", basada en una obra de teatro del mismo título. Uno de los coprotagonistas era Matthew Broderick, el marido-en-la-vida-real de tu idolatrada Carrie Bradshow.

-marsonico- 31 agosto, 2006 08:46  

Es que los dos sois unos culturetas de aúpa, no lo podéis negar, Coxis, y bueno, Skyzos, tienes que ver mis paisajes de proceso estático, anda...

La ratona 31 agosto, 2006 12:33  

Sr. Skyzos, m cuelo en su blog, espero que me lo permita. Yo no puedo opinar nada de estas pelis aunque si de lumbalgias y de porno!. Muy triste ser mujer y q t guste el porno pq el q ponen por la tele va dirigido única y exclusivamente a hombres hetero. No sale ni un tío decente, ni un plano decente, sólo tetas, y más tetas, ya me entendeis. Los hombres, calvos, gordos y satisfaciendo todas sus fantasías sin tener en cuanta para nada las de las mujeres. Difícil ver porno para mujeres hetero y con calentón.
Saludos.

Sr_Skyzos 31 agosto, 2006 13:44  

Bienvenida, Ratona; te puedes colar cuando quieras. Lo del porno es lo que tiene: está pensado para hombres heterosexuales comprendidos entre 20 a 50 años. Si pides algo más de una retahila de polvos inconexos, estás perdido. Tengo una peli, dando vueltas por un cajón, que tenía hasta historia y estaba muy bien rodada; y daba bastante morbo. Vi la ficha: estaba rodada por una mujer.



Aeroguatutú, que se llama "aero" porque vuela, "gua" por que va por el agua y "tutú" porque, cuando rueda por la carretera, hace "tú...tú..."


Boy Lornsen.


{elaeroguatutu@hotmail.com}